Cómo cambió mi vida el proceso que viví con la colocación del Balón Gástrico

Hoy que hago un análisis en retrospectiva de lo que era mi vida antes de la colocación del balon gastrico, pienso en lo difícil que es ser gordo en nuestro medio; no solo por los parámetros de belleza que se imponen con más ahínco y rigidez sino también porque ser gordo es sinónimo de enfermedad y aunque yo vivía engañada pensando que era una persona sana no había experimentado otras opciones de vida que me permitieran entender lo equivocada que estaba.

Actualmente y después de vivir un proceso de cambio desde la colocación del balón gástrico comprendo que el peso no es sólo un sinónimo de belleza sino también de salud y principalmente de bienestar.balon gastrico

Me siento muy feliz con los resultados no sólo porque deje de experimentar molestias que eran comunes en mi producto del reflujo, dolor en las rodillas, cansancio y sueño deficiente; sino también porque situaciones tan simples de la vida dejaron de ser un tormento, antes vestirme o salir de compras era un martirio.

Hoy siento el gusto de arreglarme porque no me pongo lo que consigo sino lo que me gusta y eso hace que la persona que veo en el espejo refleja la belleza que tiene mi espíritu y que por tanto tiempo estuvo oculta en una figura obesa.

No puedo decir que haya sido un proceso fácil el que experimenté por casi siete meses, pero si fue muy fructífero ya que transformó mi vida y mis hábitos.

Hoy producto del esfuerzo y con la ayuda del equipo médico, cuyo acompañamiento considero yo es la parte más valiosa del tratamiento, soy una persona renovada no sólo físicamente sino también en sus convicciones, ya que aprendí a verme bien, sentirme bien, alimentarme bien…. En pocas palabras a vivir mejor.

Hoy tengo calidad de vida y puedo disfrutar muchas actividades que por mi obesidad me eran restringidas. Todo esfuerzo tiene una recompensa pero la mejor de todas es sentirse feliz y esa la obtuve gracias al cambio que he tenido desde que tuve la fortuna de ser tratada por el mejor equipo…. El Grupo de Obesidad de La Clínica Medellín.

El balón gástrico me fue retirado hace algún tiempo, pero el proceso continúa; en mi quedaron arraigadas las enseñanzas y los parámetros que conocí y adquirí durante todo el tiempo que duró el tratamiento, sin embargo es la fuerza de voluntad y la convicción por querer permanecer en este estado de plenitud lo que nos lleva a no perder lo ganado.

Aunque quisiera representar las cifras de lo que perdí o adjuntar fotos del antes y el después que por cierto son impresionantes, creo que con mi testimonio es más que suficiente y si alguien tiene dudas de que este sea un buen paso, hoy los invito a que tomen la mejor decisión de sus vidas y emprendan el camino para una vida nueva… llena de bienestar y retos que los harán felices como lo soy yo hoy.

 

Marcela Vargas Echeverri
Paciente Balon Gastrico

*El testimonio ofrecido es una experiencia personal de quien lo escribe. Los resultados pueden variar de paciente a paciente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.